Gobierno Vasco

Programa de ciclo y mezcla de edades


Es una característica metodológica del Sistema Amara Berri que parte de la intencionalidad educativa. Es un elemento más que amplía el marco de diversidad (sexo, edad, cultura,...)

Es en la confrontación desde la diversidad, donde se adquiere la consciencia de la individualidad.

Esta ampliación del marco de la diversidad ayuda al individuo a buscar su sitio y a ajustar su auto-concepto en el  contraste con las demás personas.

 

Es un marco de interacción social que exige la aplicación del principio de individualización y permite trabajar con programas de ciclo, superando el concepto de nivel.

Cada alumno y alumna trabaja a su nivel. Esto precisa un programa abierto; a quien tiene capacidad para avanzar más, no se le detiene por cuestión de la edad y en caso de que tenga dificultades también avanza a su propio ritmo.

El tiempo para llevar a cabo el programa es más dilatado (dos años), y permite realizar una intervención individualizada, contemplando el proceso, con un margen mayor para retomar análisis, situaciones, estrategias,...

El profesorado puede repartir mejor los tiempos de atención individualizada ya que el alumnado con cierto nivel de autonomía es capaz, por un lado de discernir la situación en la que debe pedir ayuda y por otro de ofrecérsela a quien la necesita.

Da referencias al alumnado (unos ya llevan un año en el departamento y otros se inician). La mitad del grupo conoce el funcionamiento de los contextos, ya tiene cierta autonomía y puede colaborar con el alumnado que acaba de incorporarse al departamento.

 

El alumnado de menor edad descubre en el de mayor edad referencias a las que pueden llegar: propias de la actividad, de la forma de trabajo; referencias sobre las estrategias que utilizan, sobre diferentes estilos de aprendizaje y de relación; referencias relativas a intereses, colaboración. etc.

Intuyen el programa de todo el ciclo a través del trabajo de este alumnado de mayor edad. A su vez, este alumnado ve los avances que va dando en el contraste con el de menor edad.

Da seguridad y tranquilidad al alumnado y al profesorado, el estar dos años en el mismo ciclo.

Quienes llegan al ciclo por primera vez, desde su desconocimiento interrogan al alumnado más veterano y éste puede asumir el rol de «enseñante» ayudando a estos compañeros y compañeras incluso desde un lenguaje más cercano. El hecho de responder les permite, también, reestructurar sus ideas y afianzar sus conocimientos.

 

Potencia el desarrollo constante de dinámicas grupales que conforman un marco educativo de crecimiento personal y grupal.

Al comienzo de curso y en el período de normalización, al pasar la mitad del alumnado al ciclo siguiente e incorporarse alumnado nuevo del ciclo anterior, la composición del grupo es diferente.

El constante cambio es el marco más adecuado para educar en lo que a veces conllevan las dinámicas grupales, es una forma admirable de crecer.

Es el momento de abrirse a nuevas amistades, de cambiar líderes, de romper “clichés» o estereotipos anteriores. Las personas que se crecen excesivamente son resituadas por el nuevo grupo, así como quien no se siente aceptado o se muestra invisible, puede encontrar también su lugar.

Permite a cada persona experimentar diferentes roles en función de la edad, ya que un año son menores y agradecen que los mayores les traten bien, pero al año siguiente serán mayores y reproducirán lo que han vivido...; volverán a ser menores, otra vez, al comenzar el ciclo siguiente. Este juego interactivo, resulta muy interesante y es lo que pretendemos.

Se rompen, también, las dependencias que se generan a veces, en las relaciones cuando los grupos se  mantienen mucho tiempo.

Favorece la capacidad de abrirse, de relacionarse, de superar los grupos cerrados, aprendiendo a trabajar con cualquier otra persona o grupo, diferenciando esta relación de trabajo de la de amistad.

 

En Educación Infantil se agrupa al alumnado nacido en el mismo año.

Al tratarse de edades tan tempranas, varios meses de vida hacen que se produzcan desarrollos significativos en diferentes aspectos (motórico, control de esfínteres, lenguaje, autonomía...).

Intencionadamente se realizan los agrupamientos buscando la heterogeneidad.

Esta fórmula podría ser otra, y de hecho en algunas ocasiones, y debido al tipo de centro, el abanico de edades se amplía incluso hasta el ciclo, como es el caso de las escuelas unitarias, y también se valora positivamente.