Socialización


Es la concepción que nos lleva a ser y actuar como seres sociales y no de manera gregaria, ni individualista, ni dominante, ni parásita etc.

 

La socialización implica interacción:

Interacción es actuar entre. Es dar y recibir. Es generar en común.

La estructura organizativa, que hemos creado intencionalmente, posibilita al alumnadola interacción a través de diversidad de contextos, de agrupamientos, para que experimente, desarrolle y descubra el valor del trabajo en equipo. Consiste en aportar el trabajo propio con actitud abierta, aprendiendo a aceptar que otra persona lo supere.

Aprender a recoger y a descubrir lo aportativo de otras personas. Aprender a trabajar con cualquiera. Superar las diferencias buscando el papel de cada cual en el grupo etc.

Lo mismo ocurre con el profesorado, si nos rige este principio. También la estructura organizativa nos posibilita diversidad de contextos: reuniones de paralelos, de sector, de ciclos, de seminarios etc. En ellas hemos descubierto que la interacción, el trabajo de equipo para analizar, planificar, hacer el seguimiento y la intervención, es imprescindible para conseguir una coherencia educativa.

Hacer entre nosotras y nosotros lo que nos proponemos con el alumnado: aportar el trabajo propio con actitud abierta, acoger el de otras personas, saber trabajar con cualquiera, intentar superar las diferencias, crear en común, apoyar y apoyarnos, es como revalidar la competencia en nuestra profesión. Para mí es la única forma de poseer la fuerza moral para presentarte ante el alumnado intentando que desarrollen estas actitudes.

 

Favorece que afloren las emociones:

Creamos contextos vitales de relación social porque sabemos que en ellos, afloran estados de ánimo producidos por impresiones de los sentidos, o por ideas. Dejar que afloren esas emociones, las que nos gustan y las que no nos gustan, conocernos e ir aceptándonos es una forma de madurar.

 

Es una condición indispensable para la evolución de los esquemas conceptuales y actitudinales:

Este principio nos sitúa en el no estancamiento, en el no dar por sabido que sabemos. Nos sitúa en una vía de avance, de constante evolución y crecimiento.

 

La socialización-interacción, como contrastación de donde surge la identidad del individuo y del grupo:

Nos identificamos en el grupo y nos descubrimos como grupo.