La crítica


La Crítica como factor de avance es una de las características metodológicas de este sistema. Hemos descubierto en nuestra propia carne que hay que aprender a recibir y a realizar la crítica para construir, para avanzar, porque la crítica que no construye, destruye sobre todo a quién la hace. Ese fue nuestro aprendizaje, nuestro ejemplo y nuestro discurso, acompañado de una actitud creativa para cambiar las estructuras y solucionar los conflictos.  Es un contexto que permanece siempre y que se realiza desde las primeras edades hasta que acaban su escolaridad.

 

La crítica es una valoración argumentada

Argumentos en torno a los logros y a las deficiencias, carencias, posibilidades, distinto, puntos de vista,...

 

Como factor de avance, como ayuda

Realizarla desde unos previos y actitudes que posibiliten el avance individual y grupal.

No se critica a las personas, sino sus obras, los hechos, los procesos, los previos y las actitudes.

La palabra crítica no implica algo negativo (evitar lo peyorativo). “Contemplar el fondo blanco con sus puntos negros”.

 

Son necesarios contextos, marcos sociales o salidas estables que posibiliten su desarrollo (aula, radio, organización del alumnado,...)

Al ser estable, a través de esta metodología, la intervención es sistemática.

Se aprende a hacer la crítica, no tanto hablando de ella, sino ejercitándola.

Resaltamos la importancia de aprender a hacer y a recibir críticas de manera constructiva.

Lo aprendido en un contexto trasciende a otras situaciones de la vida dentro y fuera del centro.

En edades tempranas, la crítica requiere inmediatez, porque viven el momento.

 

Implicación personal de quien hace la crítica. Se dice algo y se asume

Yo creo, pienso, digo. Cada cual hace la crítica desde su propio punto de vista.

Critica desde la competencia; hay que conocer la obra, el hecho o el proceso del objeto de crítica para dar la opinión argumentada.

Dar una impresión no es igual que hacer la crítica.

Diferenciar lo que se ve y lo que se siente. Ir siendo coherentes con los criterios de análisis armonizándolos con lo que se siente. Somos seres globales.

 

La crítica como algo estimulante

El alumno, la alumna, pensando en la crítica hace un intento de superación.

Siempre que expone algo, se somete al juicio de los demás.

 

En cualquier contexto que posibilite la crítica se pretende un proceso de aprendizaje que conlleva la adquisición de unos contenidos y el desarrollo de objetivos y competencias

Para quien es objeto de la crítica:

Aceptar sus limitaciones, conocer sus capacidades, aprender a verse por dentro y a mostrarse ante los demás.

...

 

Para quien hace la crítica o participa en ella:

Ponerse en el papel del otro. Aprender a aceptar las diferencias.

...

 

La intervención del profesorado vehicula su desarrollo

Le obliga a intervenir desde las esencias, tanto del contexto crítica como desde las esencias de la actividad objeto de la crítica.

Hace consciente al alumnado de dichas esencias a través de las pistas de observación y seguimiento.

Las introduce paulatinamente priorizando los nuevos aspectos que se quieren abordar.

Incide también en los logros alcanzados, valorando el proceso.



 

 

Contenidos

• La crítica tiene que servir para construir, para avanzar.

• La generalización encierra falsedad.

• Diferenciación entre el hecho objetivo y la opinión: (“es así”, “yo opino”).

• No afirmar o negar sin argumentar.

• No dar opinión sino mi opinión.

• Dirigirse a la persona interesada y no al profesorado o a la persona que modera.

• La participación ha de ser pública y no con el compañero o compañera o fuera del contexto.

• Frenar el impulso, no interrumpir mientras otra persona habla para poder escucharle.

• Actitud de escucha.

• Intención de entender a la persona que habla, acogiéndola y empatizando con ella.

• Adquisición de una actitud de apertura a otros enfoques, flexibilidad, sintiéndonos libres al expresarnos.

• Aceptación de las limitaciones y de las capacidades propias y ajenas.

• Respeto a quien habla, guardar silencio para escucharle, control del lenguaje corporal y oral que pueda inhibir la libertad individual.

...

 

Objetivos

• Estructurar la mente y el discurso para expresar la opinión antes de emitirla.

• Controlar las emociones, refrenar los impulsos, cuidar el lenguaje corporal y oral que puedan inhibir o agredir.

• Asumir las valoraciones que se hagan sobre nuestra persona o hechos, acogiéndolas si nos sirven como una ayuda para avanzar.

• Libertad de expresar la opinión con actitud de apertura a otros enfoques.

• Respetar diferentes opiniones, formas de vida, ideas...

• Aceptar la limitaciones propias y ajenas en los diferentes ámbitos de la vida.

...